Descripción

Casar de Burbia es una bodega íntegramente familiar con 30 años de experiencia en la elaboración de vinos. La bodega nace del recuerdo placentero de un niño cuando limpiaba tinos de vino en su infancia. De esa primera experiencia nació el sueño que ha ido forjando a lo largo de los años la familia Fernández Bello.

En 1989, aquel niño llamado Nemesio, tomó la decisión de hacer su sueño realidad y comenzó a comprar viñedos de cepa vieja en parcelas de montaña en la Olla del Bierzo. Actualmente, el patrimonio del que presume Casar de Burbia se reparte en 252 parcelas que suman un total de 27 hectáreas.

La gestión diaria en Casar de Burbia mantiene el espíritu de superación de la familia, que trata de interpretar cada nueva añada según los caprichos de la naturaleza, conservando la tradición y elaborando vinos naturales con auténtica identidad berciana.

Necesidades

El antiguo logotipo era difícil de representar en diversos tamaños. Además, la variación de pesos en la tipografía y su trazo provocaban una escasa legibilidad. A esto, se sumaba la desproporción del símbolo respecto a la letra y su escasa diversidad compositiva para aplicar en distintos soportes.

Se buscaba encontrar una imagen elegante, clara y atractiva que preservara el aire familiar que impregna la propia bodega, además de aumentar la legibilidad y conservar elementos antiguos reconocibles de la propia identidad.

COMPARTE ESTE PROYECTO
Solución

El nuevo logotipo mantiene el símbolo clásico del escudo y la B capitular referente a Burbia que se ramifica hacia la izquierda en forma de zarzillo y la rama de los frutales, orígenes de esta entidad. Se actualiza la tipografía para adaptarla a una línea elegante y refinada con una apariencia Oldstyle que aporta calidez y energía al logotipo.

Además, el giro hacia un color más vivo y enérgico refleja la pasión por la elaboración de los suculentos caldos de Casar de Burbia.

La B de Casar de Burbia